jueves, 13 de abril de 2017

SANT PAU DEL CAMP EL DESCONOCIDO Y MISTERIOSO MONASTERIO DEL SIGLO X

Un monasterio benedictino, situado en el casco antiguo de la ciudad de Barcelona.
Con más de mil años de historia y una iconografía en piedra desconocida y misteriosa.

Una rana atrapada entre los basamentos de dos columnas  situadas en el claustro. ¿Qué significado tiene ? No se sabe. puede representar al maligno, sapos  como castigo y plaga  o tal vez tenga significado contrario, fertilidad y regeneración. El monasterio de Sant Pau ha sido víctima de hechos cruentos. Si realizamos una visión retrospectiva sus piedras han sufrido la Guerra Civil, La Semana Trágica, La Desamortización de Mendizabal, La invasión Napoleónica, la represión de la caída de Barcelona en 1714 hasta llegar al saqueo de Almanzor en el 985 que fue arrasada por el fuego. 
La rana sustenta las columnas como símbolo de fertilidad. Yo prefiero este significado.

A los lados de la puerta de entrada podemos ver símbolos a los que el paso de los años no nos han dado ningún tipo de explicación. 

El las bases donde se sustentan los arcos de medio punto , tampoco se sabe su significado.


El Claustro, una joya. Pieza muy valiosa del románico y muy original . Los arcos típicos de medio punto en este claustro son estructuras de tres y hasta cinco lóbulos que se apoyan en dobles columnas .



Los capiteles están profusamente decorados. Desde simples representaciones de hojas a escenas bíblicas o misteriosos simbolismos  aterradores.





El interior de la iglesia es  un puro y limpio románico con planta de cruz latina. Todo en reducidas dimensiones, como retraído y sin querer que de sus muros se vuelva a escapar la historia.



 

Cúpula  octogonal sobre pechinas  


  Y de nuevo algo inédito  
El suelo de la Iglesia totalmente decorado con teselas, algunas de ellas restauradas y otras muchas originales del periodo románico.



Sant Pau del Camp es un lugar oculto en la Barcelona antigua. Un lugar desconocido para muchos barceloneses y  que una vez se ha estado entre sus viejos muros es difícil de retraerse a su magnetismo.







Este lugar lo he podido disfrutar gracias a Elvira Font que es guía en la ciudad de Barcelona y que organiza rutas